SOMOS VIAJERAS

Soy Ericka, una Bogotana hotelera de profesión y amante de los viajes, que decidió renunciar a su trabajo y emprender por primera vez un viaje como mochilera en Abril de 2016, por el viejo continente.

Eso no quiere decir que antes no viajara, solo que lo hacía de forma tradicional, es decir, dentro de los periodos de vacaciones que tenía en mi trabajo, usualmente alojándome donde amigos cuando viajaba sola, o en hoteles cuando lo hacía con mi familia.

Pero luego pensé que era momento de aprovechar mejor mi tiempo, y tomarme unos meses libres para recorrer parte del mundo por mi cuenta. Por esta razón compre un tiquete con destino París, para recorrer lo que al final fueron 19 países en 4 meses y medio solo en Europa.

Al principio tenía dudas y temores y lo primero que hice después de contarles la loca idea que estaba rondando por mi cabeza a algunos amigos y a mi familia, fue buscar por internet experiencias de mujeres viajando solas por el mundo, y me di cuenta que no era la única que tenía ese sueño, que eran muchas las mujeres que decidían dejar ese estado de confort al que estamos acostumbrados, y aventurarse por el mundo, para conocer nuevas culturas. En ese momento entendí, que mi destino estaba en recorrer el mundo por mi cuenta, y no esperar a que alguien decidiera tomar unos días libres y pudiera ahorrar para acompañarme durante un par de días.

Viajar sola es la mejor inversión que se puede hacer en uno mismo. Es libertad total de hacer lo que se quiere y con quien se quiere.

Amo las grandes ciudades, y el caos que traen consigo, pero al mismo tiempo disfruto la naturaleza y la tranquilidad de sus paisajes.

Amo la fotografía, y estoy feliz porque ahora que voy a empezar mi nueva aventura, tengo mejores herramientas para capturar momentos y lugares inolvidables que compartiré con ustedes.

Me encanta cocinar, disfrutar de un buen café y tomarme una cerveza local a donde vaya.

Disfruto el conocer nuevas culturas a través del contacto con las personas locales, observando cómo actúan, hablando con ellos, alojándome con ellos, comiendo la comida típica en los lugares tradicionales no turísticos, recorriendo las calles a pie, admirando la arquitectura de cada lugar que es tan diferente, y próximamente, trabajando en programas de voluntariado.

En este momento son 37 países recorridos, y mi plan para este año es poder conocer al menos 5 más. Viajar es lo que me hace feliz, y mi meta es poder seguir haciéndolo. Y por qué no compartir esas experiencias? De este modo nace este blog 🙂