Personalmente lo que más me gustó de Singapur, fue el hecho de ver tres culturas totalmente diferentes viviendo en un mismo territorio, y cada una con un estilo de vida muy particular que va atado a sus raíces y por ende a su religión.

Por esta razón empiezo mi listado de las once cosas que hice en Singapur que más me gustaron, recomendando visitar lo siguiente:

Primero que todo el Barrio Chino, o China Town, que es uno de los sectores más populares y mejor ubicados de Singapur. Cabe resaltar que el 75% de la población de esta ciudad es proveniente de China. En sus calles se puede ver mucho comercio y hay una calle principal llamada Pagoda. Es muy pintoresca, llena de farolitos, mercados de frutos secos, restaurantes y almacenes para comprar recuerdos.

Allí me encontré con el Templo de la reliquia del diente de Buda, que es mi segunda recomendación.  Aunque suene gracioso, guarda en el cuarto piso del templo, el diente de Buda cubierto de oro, totalmente resguardado en una habitación tras un vidrio que seguramente es blindado y con muchas cosas a su alrededor también de oro. Por ende gran parte de la sala es dorada y es un espacio en el que la gente va a meditar. Por supuesto las fotos no están permitidas, a pesar de que el diente no se ve por ningún lado, salvo en una foto expuesta en la sala.

En el primer piso hay un gran salón en donde se llevan a cabo las ceremonias. Es muy bonito y está lleno de imágenes de Buda. Para poder ingresar, deben estar cubiertos los hombros y las piernas, lo bueno es que a la entrada tienen faldas y mantas que hacen la tarea de cubrir la piel, que definitivamente no se quiere cubrir fuera, ya que el clima en Singapur es bastante húmedo y caliente. Segundo y tercer piso es un museo en donde se aprende sobre el Budismo.

Y en el último piso hay una terraza con algunas orquídeas, que es la flor representativa del país, y en el medio está la rueda de la oración Vairocanna Buddha, el cual es un artefacto muy usado por los Budistas Chinos. Tiene dentro una especie de partitura que cada vez que da la vuelta, genera una melodía que hace parte de un mantra. Muy espiritual.

El tercer recomendo es en el mismo barrio y es ir a comer noodles en Hawker Chan. Este es el único restaurante de este estilo que tiene una estrella Michelin, y al que no es necesario invertirle gran cantidad de dinero, lo que sí usualmente se debe invertir es tiempo porque muchas veces hay grandes filas. Yo por haber caminado mucho durante el día y dejar el almuerzo para las 4 de la tarde, no tuve necesidad de hacerlo. El plato más económico cuesta un poco menos de 4 dólares de Singapur, que son alrededor de 3USD. Es muy rico. Yo comí noodles con carne de cerdo, aunque es más famoso con pollo 🙂

Ya saliendo de China Town, se debe visitar Little India, que es mi cuarta recomendación. Aproximadamente el 8% de los habitantes de este país provienen del sur de la India, y su idioma es el Tamil.  Es un barrio bien particular, y sus casas son parte del patrimonio de esta ciudad, así que perdurarán por siempre entre los altos edificios que son construidos en la actualidad.

El olor a curry es increíble, los mercados de frutas y la tradición del té con leche llamado té chai masala que se pasa de un recipiente al otro para enfriar la bebida y mezclar mejor los sabores. Es imperdible.

En este mismo barrio está mi sexto lugar a visitar. Es el templo Sri Veeramakaliamman . Yo nunca había visto como tal un barrio de la India y mucho menos un templo. Al igual que en el templo Budista, hay que cubrirse brazos y piernas y también está la indumentaria a la entrada, adicionalmente se debe entrar sin zapatos. Cuando fui estaban en pleno ritual y quienes lo dirigían estaban utilizando elementos como el incienso, fuego, muchas flores y pareciera que estaban haciendo ofrendas con bananos. Muchas personas rezando, en especial mujeres frente a la principal diosa que adoran allí llamada Kali.

El templo es muy llamativo, adornado con algo que se denomina gopuram, que es básicamente una puerta con una especie de torre en forma piramidal, adornada con figuras de dioses varios. Bien colorida

Y para terminar con la tercer cultura, la séptima parada es el Barrio Arabe o Kampong Glam. Allí está la mezquita del Sultán, que llama mucho la atención por su cúpula dorada. La religión practicada es la Musulmana.  Justo el día que visité esta zona fue viernes y estaban en plena hora de oración, la cual es obligatoria que se realice allí para todos los hombres adultos, por ende no pude entrar a conocerla, aunque al parecer hay muchos espacios restringidos para el turista. Igual la vista desde fuera vale la pena.

Es una zona bastante atractiva porque tiene muchos cafés y restaurantes con un estilo vintage, y además el comercio de telas, tejidos, cueros y tapetes es bastante pintoresco. También se encuentra mucho arte callejero.

Lamentablemente el tiempo fue muy corto y tuve que resumir estas tres culturas en un solo día. Quisiera poder volver y explorar más de cada una de ellas. De igual modo lo que vi me gustó mucho. Es ver un poco de tres países dentro de uno solo, resaltando la limpieza y seguridad con la que cuenta el mismo.

Mi octava recomendación es Sentosa, que en malayo significa Paz y Tranquilidad.  Singapur está compuesto por 63 islas y esta es la cuarta más grande en tamaño. Cuenta con tres playas. Una de ellas, llamada Palawan, es considerada el punto más al sur del Asia Continental, aunque hay un debate respecto a esto, ya que en realidad este punto debería ser en Malasya, por ser Singapur una isla.

Para acceder a este pequeño islote, se debe cruzar un puente colgante, en donde se encuentran luego dos torres en las que se puede ver el océano y toda la actividad marítima.

Para llegar a Sentosa se puede tomar un monorriel llamado Sentosa Express, taxi, o incluso por medio de un teleférico. Yo la verdad preferí caminar desde la estación del metro. Por el camino me topé con una de las atracciones más visitadas de esta zona. El parque Universal Studios.

En realidad esta isla fue siempre base militar, aunque en la segunda guerra mundial, los japoneses la convirtieron en un campo de prisioneros de guerra. Ya por los años setentas, decidieron convertirla en un lugar turístico, por lo que hoy en día hay hoteles de alta categoría, campos de golf y actividades recreativas.

Yo por mi parte me dedique a disfrutar de la brisa del mar y la vista de este apacible punto más al sur del continente asiático.

Mi noveno lugar es el Marina Bay. Caminé a través de esta zona el día que llegue. Como me estaba alojando en un hostal en el barrio chino, caminé desde allí. Me tomó alrededor de media hora llegar. Está en plena zona financiera, así que por el camino se ven todos muy arreglados y bien vestidos. Mis shorts y flip flops no iban muy a tono con la vestimenta de las Singapurenses. Aún me pregunto cómo algunas de ellas llevaban saco puesto. Yo moría del calor. Como pasé a medio día, había bastante afluencia de personas. Me pareció una ciudad bastante cosmopolita. De hecho luego de leer un poco, aprendí que actualmente es el tercer gran centro financiero a nivel mundial.

Hay una imagen muy famosa de Singapur, y es ese edificio de tres torres, unido en la parte superior por una plancha. Este es el hotel Marina Bay Sands. En lo que une a las tres torres, hay una piscina de 150 metros de largo. Son 57 pisos, que contienen 2.560 habitaciones. Que locura. El hotel más grande en el que he trabajado tan solo tenía 264 habitaciones. El precio por noche no es tan alto como pensé que llegaría a ser. La noche está alrededor de 350USD, lo cual es muy similar a los precios de los hoteles de lujo en casa. Este hotel también tiene un mirador para los turistas y se ve desde allí toda la ciudad. Por falta de tiempo no fui. El precio es de 23 SGD, que se traducen en unos 17USD. Los precios actualizados los encuentran aqui

Por la misma vía, está el museo de arte y ciencias de la ciudad, que tiene forma de flor de loto. Sí se cuenta con tiempo suficiente es muy acertado entrar a sus exhibiciones. Son bastante futuristas. Ese es otro ícono de la ciudad.

Sobre toda la bahía hay un centro comercial bastante grande, por el cual se puede ingresar a este monstruo hotelero, pero además es el paso a mi décima atracción recomendada. Se llama Gardens by the Bay  Según Trip Advisor es la atracción número uno de la ciudad. Y la verdad que vale la pena. En Singapur hay muchos espacios verdes, y este es uno de ellos. Allí se pueden visitar los jardines que están tanto al aire libre como los que están resguardados, como por ejemplo el de orquideas que está en exhibición en este momento. Y todas las noches está el show llamado Garden Raphsody. Se lleva a cabo a las 7.45 y 8.45 de la noche y es gratuito. Vale un montón la pena. Allí hay unos árboles gigantes, a los que también se puede ingresar a través de un puente que los une. A la hora del show son iluminados al son de diferentes melodías. Obligado ir! Si quiere más información haga clic aquí

Y para cerrar con broche de oro, luego de ver el show de las 7.45pm en Gardens by the Bay, me dio el tiempo de caminar por el área y llegar al Marina Bay, para ver el show que también se presenta todas las noches de forma gratuita, que se llama Spectra. Esa es mi recomendación número once. La verdad me dejó sin palabras y con la boca textualmente abierta. El show es todos los días a las 8 y 9 de la noche, y el viernes y sábado se le agrega el de las 10. La fuerza de la música, mezcladas con el juego de luces y agua es fascinante. Mi favorito! Más información en el link

Podría decirse que Singapur se puede recorrer en 2 o 3 días. Yo me quedé 3 noches y me falto mucho por ver.  Nunca me imaginé ir a este país, y sin duda volvería. Me queda una visita pendiente, sobretodo porque me perdí del ícono de la ciudad. El Merlión,  que tiene cabeza de León, y cuerpo de pez.

Nos vemos en un futuro Singapur 🙂

2 Replies to “ONCE RAZONES PARA VISITAR SINGAPUR”

  1. Woooow! qué maravilla, resumida excelentemente. Tomo nota para cuando esté nuevamente viajando por Asia. No recordaba en qué lugar de nuestro gran mapa se encontraba Singapur, si sabía que era en Asía, pero visualmente fuí al señor maps para que mis ojitos lo ubicaran entre Indonesia y Malasya. Excelente!! Que lugar cosmopolita y lleno de misticismo. Me encantan tus descripciones, es como si lo estuviera recorriendo contigo. Me recordó mucho a Hong Kong, también, tan distrito financiero pero con mucho más contraste para brindarle al viajero, por su mezcla de paisajes, playa, templos y lugares de referencia como Universal o Disney.
    Me encantó.
    Felicitaciones viajera!!

    Cariños
    Cintia

    1. Hermosa Cintia!
      Gracias por leer mi blog. La verdad es una ciudad encantadora. Yo creo que visitaré Hong Kong ya que está muy cerca, aunque me concentraré por el momento en el sudeste Asiático. Gracias por tus flores y felicitaciones. A viajar por el mundo viajera 🙂
      Cariños para tí también.
      Ericka 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *