Y por qué Perú? La verdad no lo tenía dentro de mis planes este año, y en realidad me encantó. Fue una de esas invitaciones que llegan de un momento a otro y no se puede decir que no. Amo esos planes que salen así. Esos que no se planean con meses de anticipación. Esos esporádicos que dan hasta angustia de la ansiedad para llegue el momento.

Perú es encantador. Es un país que tiene un montón de oferta turística y lo que más me gustó, es como aún mantiene su riqueza cultural, sumado al hecho de que su marca país está muy bien definida y es reconocida a nivel mundial. Yo soy administradora turística y hotelera, así que me fijo en ese tipo de cosas, y considero que las experiencias culturales que un lugar pueda ofrecer, vale a veces mucho más que una buena infraestructura. Un baile típico, una comida en un mercado, una conversación con un artista en la calle, eso para mí hace que los lugares sean más bonitos. Y que eso se reconozca en varias partes! Wow. Eso es algo valiosísimo.

Mi viaje se resumió en cuatro días en los que visité Cusco, Machu Picchu y Lima. Me gustó mucho la amabilidad de  las personas, lo bonito de los paisajes y la autenticidad y arraigo cultural de sus habitantes.

Y cómo empezó el viaje? Salí muy temprano de Bogotá, a las 5:30 am con destino Lima, y en solo tres horas aterricé en la capital Peruana. Por supuesto no fue mucho lo que dormí la noche anterior, porque al menos debía estar 2 horas antes en el aeropuerto. Pero a la hora de viajar, lo de menos es dormir 🙂

Me gusta viajar con Avianca, porque es una aerolínea confiable y así mismo puedo acumular millas, que son imposibles de canjear, pero que seguro alguna vez lo haré 🙂Una vez en territorio Peruano, realicé el proceso de inmigración en pocos minutos, y me dirigí a la zona de vuelos domésticos o nacionales. En ese momento entendí que a veces lo más económico en la web no lo es, ya que las empresas no peruanas, como lo es por ejemplo LATAM, cobran un extra de 177USD adicionales por persona por no ser de este país. Así que la recomendación es buscar vuelos con aerolíneas Peruanas como www.peruvian.pe o www.starperu.com, las cuales no tienen tasas extras para los extranjeros. Si no hubiera sido porque quien me invitó hizo el trámite extra antes de que yo llegara, todavía estaría reclamando en el aeropuerto porque eso en realidad nunca lo ví escrito en atrapalo.com, que fué la página que utilicé para comprar los tiquetes, de los cuales inicialmente me sentí orgullosa por haber sido una excelente tarifa ;(

Una vez pasado este impase no tan alentador, salió el vuelo a Cusco, el cual dura alrededor de una hora y tiene unos paisajes divinos.

Cuando llegamos a Cusco, tomamos un taxi al centro de la ciudad y para alojarnos utilizamos www.airbnb.com, que desde mi punto de vista funciona mejor que un hotel o un hostal, porque usualmente son espacios más grandes y completos y además uno puede cocinar, lo cual reduce costos, si se viaja con alguien más. Esta apartamento quedaba en el casco antiguo de la ciudad; un área excelentemente cuidada, y con gran riqueza arquitectónica y religiosa.

Cusco está ubicado a 3.399 metros sobre el nivel del mar y viven allí alrededor de 1.317.000 personas, así que  no es una ciudad pequeña. Fue la capital del imperio Inca.  Anteriormente había escuchado lo mal que lo pueden pasar algunas personas por el denominado mal de altura. En ese momento agradecí el vivir la mayor parte de mi vida 2.600 metros más cerca de las estrellas, en mi natal Bogotá. Las personas en realidad pueden enfermarse bastante. Sufren de nauseas, debilidad e incluso fiebre; tanto así que en algunos hospedajes ofrecen el servicio de oxigeno para hacer más llevadero el mal.

Lo que todo el mundo lee  antes de llegar a Cusco es que hay que tomar té de coca, y suena como toda una aventura, así que por supuesto hay que probarlo, lo malo es que no en todos los casos funciona. También existen medicamentos como la acetazolamida que funciona básicamente como un diurético y se utiliza para el mal de montaña. Al menos en Perú es necesario tener prescripción médica, así que es mejor llegar preparados. Igual es importante descansar bien, comer cosas livianas y evitar el alcohol.

Respecto a lo turístico, en Cusco hay muchas iglesias, si es lo que se quiere ver. Yo en esta ocasión preferí recorrer las calles y plazas y admirar la belleza arquitectónica desde fuera ya que no contaba con mucho tiempo antes de que anocheciera y porque el estado de salud de mi acompañante no era el mejor. Pobre! No la pasó muy bien ese día.

También está el mercado central, o de San Pedro, en donde los artesanos venden sus productos hechos de alpaca principalmente,  y también se puede encontrar gran variedad de frutas y verduras. Abundan los artistas, que plasman con diferentes técnicas su cultura, sus calles, sus mujeres y por supuesto su Machu Picchu.

Así conocí a Don Tiburcio Pantoja Flores, un pintor que nos deja traer a nuestras casas, un poquito de su Perú en sus bonitas obras. Este artista lleva toda su vida pintando y viviendo del turismo, que es como vive la mayoría de los Cusqueños.

Lamentablemente no es una ciudad en la que sus habitantes tengan un ingreso constante y dependen del turismo, y tristemente se ve a los niños vendiendo artesanías por las calles, o simplemente apoyando a sus padres en las labores diarias, lo cual no solo se ve en este país sino en muchos de Latinoamerica 🙁

Mientras recorría la ciudad y estando en la plaza de armas, tuve la oportunidad de ver un baile típico, con música en vivo y un vestuario muy colorido. Me encantó. Las personas se aglomeraron en la plaza y fué un show que duró al menos 20 minutos. Tuve además la suerte de contar con un clima perfecto todo el tiempo de mi estadía, con alrededor 21 grados centígrados.

Luego de caminar un poco más y seguir disparando mi juguete nuevo (mi linda cámara) tenía que probar algo de esa gastronomía que ha invadido a muchos países por lo buena que es, y entre los cuales se encuentra por supuesto Colombia.  De entrada un ceviche peruano de trucha, acompañado con maíz tostado y camote, mejor conocido como batata o sweet potatoe. En teoría es picante, pero yo pedí ponerlo aparte ya que este es uno de los pocos sabores que hasta ahora estoy aprendiendo a entender. Tal vez alguna vez logre disfrutar. Me llamó mucho la atención que la cebolla  la manejan de tal forma que no deja el sabor típico de la misma en la boca, el cual no es el más agradable. Delicioso!

De plato fuerte alpaca, que tiene un sabor suave y podría pasar por cualquier otro animal. Iba acompañado de una especie de risotto pero hecho con quinua, la cual para mi sorpresa es utilizada en muchísimas preparaciones en el Perú, incluso en postres.  Y para completar la perfección una fría cusqueña. Mmmmm!! El restaurante tenía una vista espectacular, en plena plaza de armas. Podía comerse mejor? Seguramente. Para mí estuvo bien. Igual fui la única que pudo disfrutar la comida 🙁

A Cusco tengo que volver, porque a pesar de que el principal atractivo turístico es Machu Picchu, existen muchos lugares más para visitar como:

*Sacsayhuaman, la cual es una fortaleza inca llena de misterios

* Qorikancha y el Convento de Santo Domingo

*El Centro arqueológico Tambomachay

*Las Ruinas militares Puka Pukara

*El Valle Sagrado de los Incas

*Las Salinas de Maras

*Moray, conocido por sus terrazas en forma circular

*Las ruinas de Ollantaytambo

*Y para mi la mejor… la montaña arco iris, la cual seria mejor visitar con un Boliviano porque la altura llega a 5.100mts jaja 🙂

…Y volviendo a mi primer día en Perú, después de ir a recoger mis tiquetes para el tren que me llevaría a mi destino el día siguiente, me fui a descansar porque sería un día largo y lleno de emociones… era el día para conocer una de las nuevas 7 maravillas del mundo: Machu Picchu, del cuál hablaré más adelante…

7 Replies to “DESTINO PERÚ. UN VIAJE EXPRESS LLENO DE CULTURA PARTE 1”

  1. Interesante perspectiva de cómo se puede tener prioridades en la vida como viajar, que resultan liberadoras, frente a la cotidianidad frenética que resulta pesada para todo el mundo. Respecto a Perú hay muchos lugares atractivos, pero sin duda Lima es muy agradable para visitar por más tiempo,Cusco tiene un encanto colonial especial y Machu Picchu irradia una energía muy particular. Seguro Ericka nos va a llevar a lugares y experiencias nuevas a través de este canal y con una visión personal de una viajera que se le mide a todo, no se amedrenta y va sola donde otros no iríamos ni con guía y traductor.

  2. excelente, debo confesar que estoy retomando la lectura, y leer algo relajante y ser apasionado por los viajes, me llena de ganas por ir a cusco que sera uno de mis siguientes viajes, y la verdad creo que nunca habia pensado en el tema de la altura y mis oidos? ya que tengo problemas con ellos en las alturas osea que debo tener cuidado con esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *