Finalmente era hora de partir a esta nueva aventura que decidí emprender. Me esperaban tres vuelos con destino Singapur. Tal vez este viaje no estaba empezando de la forma en que pensé que iba a ser, aun así era el inicio de una nueva etapa de mi vida.

Después de abrazar a mi mamá y unas cuantas lágrimas de despedida, era la hora de decir adiós, sabiendo que tal vez iban a pasar cosas inevitables en mi ausencia. Y pocos días después de mi partida sucedió. Ahora tengo un angelito acompañándome en este camino. Esto va dedicado a mi papá, que me ve desde arriba y que también inició un viaje, solo que sin retorno…

Y entonces empezó la travesía  Siete horas para la primera parada: Los Angeles. Vuelo a las 2.40pm saliendo del aeropuerto el Dorado de Bogotá. Tengo la dicha de conocer personas que siempre me tienden la mano y esta vez no fue la excepción. Hace un tiempo conocí a Tim en Bogotá y me dejó alojarme en su casa con él y su tierno cocker spanield Jake. Aún estaba bastante resfriada, pero el clima me iba a ayudar.

Esta vez visité Santa Mónica. Nunca había caminado por esta zona y me gustó bastante. Particularmente no soy amante de esta ciudad, pero definitivamente esta vez me fui con una mejor perspectiva. Sobre la Ocean Avenue hay una gran variedad de lugares para comer y tomar algo. Es una buena opción para pasar el día.

Luego de comer algo, y jugar con mi nueva adquisición, una linda GoPro Hero 5, estaba lista para los dos siguientes vuelos: San Francisco y Singapur. 17 horas en total y una especie de viaje en el tiempo hacia el futuro de 13 horas. Confieso que traje conmigo una pequeña píldora para dormir, porque a pesar de que viajar es mi absoluta pasión, el volar a veces me causa un poco de estrés, e imaginar tantas horas de vuelo me agotaba un poco, pero fue un vuelo absolutamente tranquilo y con gran servicio, además que encontré un súper precio. Siempre se encuentran mejores opciones cuando hay varias horas de espera en alguna de las ciudades en las que se hace escala, así que si no hay necesidad de llegar muy rápido al destino, es la mejor opción para ahorrar dinero. Es importante tener en cuenta previamente si los países en los que se hace escala piden visa o no. Estados Unidos por ejemplo lo hace así sea solo por tránsito.

6am y el vuelo aterrizó a tiempo en el aeropuerto Changi. Uno de los más grandes y completos que hay en el mundo con opciones de toures saliendo desde allí, con una duración de 2 horas y media, para personas con escalas de mínimo 5 horas y media, y diferentes actividades como salas de cine, piscina, tiendas para irse de compras, e incluso un tobogán de 12 metros.

Que emoción! Nuevo continente, nuevas culturas, idiomas totalmente desconocidos, rasgos faciales diferentes a los que se ven a diario en casa. Un nuevo mundo por descubrir. Y allí estaba yo! Sola nuevamente, enfrentando este nuevo mundo y lo que me traía consigo!

El proceso de inmigración fue rápido  y sin problemas. Los colombianos no necesitamos visa para entrar a este país, así que todo fue muy fácil. De hecho, esa fue una de las razones por las que decidí empezar este viaje desde allí, además de que el precio del tiquete fue muy conveniente y adicionalmente era un buen comienzo para ver un poco de tres culturas asiáticas en un mismo territorio. La China, la India y la Musulmana, con un pro, todos hablan inglés, ya que es uno de los cuatro idiomas oficiales, junto con el Mandarín, Malayo y Tamil.

Es increíble ver que con desplazarse unas pocas calles, se pasa de ver un templo hindú, a uno budista, y luego una sinagoga. Tres culturas mezcladas y aceptadas entre sí de una forma perfecta.

Todos ellos llegaron a este territorio buscando nuevas oportunidades de vida. Fue una colonia inglesa, así que conducen del lado derecho y caminan a la izquierda jaja, así que al principio hay que tener un poco de precaución a qué lado de la calle se mira antes de cruzar.

Así como el Vaticano y Mónaco, Singapur es un estado ciudad, solo que sus reglas son bastante estrictas. Por ejemplo no está permitido masticar chicle en la calle, y por supuesto no lo venden en ningún lugar, por aquello de que anteriormente lo tiraban al piso o lo pegaban en lugares indeseables y ensuciaba mucho la ciudad. Multa para quien lo venda, y bien alta. Si tiene hambre o sed, es mejor evitar comer o beber en el transporte público. También hay penalidad por eso.

Tampoco está permitido abrazarse o besarse en la calle. Eso de la expresión de afecto público no está bien visto y multan por eso. Así que por ende el tema de la pornografía, desnudez e indecencia también es multada. Y si se es homosexual, extrañamente solo aplicado a los hombres, multa!

El tirar basura en la calle y escupir también puede dejar con unos dólares menos en el bolsillo.  Después de las 10.30pm no está permitido beber alcohol en la calle, por supuesto en bares sí, aunque la verdad con esos precios no dan ganas de beberlas durante el día tampoco. Esta ciudad no se caracteriza por ser la más económica del sudeste asiático.

Las drogas están absolutamente prohibidas, y traerlas al país o consumirlas trae consigo pena de muerte.

Como se puede ver, son bastante estrictos, aun así, es un país que con muy pocos años de existencia, es hoy en día el tercer gran centro financiero a nivel mundial y además la ciudad más prospera de Asia.

Y qué se puede visitar en Singapur? Hay un montón de cosas por hacer, y a pesar de que no pude conocer todo, mis recomendaciones en el siguiente post de mi visita al primer país del sudeste Asiático…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *