Filipinas tiene muchas más cosas que ver que solo playas, y uno de los lugares que decidí visitar, fueron las terrazas de arroz en Batad.

Esta población queda ubicada en la isla principal del país, llamada Luzón, en donde también está localizada la capital, Manila.

Para llegar allí, me desplacé primero a la población vecina llamada Banaue, que está al norte de Manila, en la provincia de Ifugao a 11horas de camino, o al menos eso fue lo que me tomó a mí.

En Manila existe más de un terminal de transportes y hay solo una empresa que viaja directamente hasta Banaue, de lo contrario hay que tomar dos buses, parando primero en una ciudad llamada Baguio. Como yo no quería hacer esa parada, me fui un día antes al terminal de la empresa Ohayami, para comprar el tiquete y tener fijo el cupo, ya que solo salen dos buses al día. Uno a las 9pm y el otro a las 10pm. Antes al parecer no se podían reservar los tiquetes por internet y por eso me desplacé hasta allí, pero ahora si es posible en la página www.ohayamitrans.com. De este modo se puede evitar ir dos veces al terminal, que no está tan cerca de la zona en la que están ubicados los mejores hostales de la ciudad y en realidad es lo mejor de Manila, Makati. El precio del tiquete es de 490 pesos, pero por compralo por internet cobran algo más, 554 pesos, es decir 11 dólares.

Al siguiente día, ya estaba lista para mi aventura. Llevé conmigo solo la maleta pequeña en la que cargo el computador y la cámara y como volvería a Manila, dejé en el hostal la maleta grande y el computador, y empaqué solo algo de ropa para 4 días con las cosas básicas de aseo. La verdad fue la mejor decisión que pude haber tomado, ya que para llegar a Batad se debe caminar bastante y es un camino bien agotador.

A las 10pm, el bus salió muy puntual. Tuve la suerte de tener los dos asientos solo para mí, así que pude dormir sin mayor problema al tener la opción de acostarme. La salida de Manila a pesar de la hora, estuvo pesada. Solo a la media noche pudimos salir del tráfico en encaminarnos a la cordillera Filipina, que es en donde están ubicadas estas maravillosas terrazas de arroz, catalogadas por la UNESCO como patrimonio de la humanidad desde 1995.

Un poco antes de las 9am estábamos arribando a Banaue. La mayoría de las personas normalmente se queda allí ya que hay mayor acceso a posadas y también se pueden ver terrazas y Batad lo visitan en un solo día por un par de horas. Pero yo quería irme directo a esta población ubicada dentro de las montañas, y pasar la noche allí.  A propósito, se debe pagar un impuesto de 50 pesos filipinos o un dólar en la oficina de turismo y es obligatorio para todos los visitantes.

Justo antes de bajarnos del bus, el ayudante preguntó a cada uno el destino final, fue así como coincidimos con unos viajeros y decidimos emprender el siguiente trayecto juntos. Antoine y Max, de Belgica, y Joost de Holanda. Eramos básicamente los únicos que íbamos para allá, así que debíamos negociar el mejor precio de transporte para que nos llevara al punto más cercano de Batad. Al parecer habíamos leído la misma información y teníamos referencias de precios y de cómo iba a ser el trayecto. Finalmente pudimos negociar por $1.500 pesos filipinos los 4. Es decir 375 pesos cada uno, lo que son alrededor de 7 u 8 dólares. Sabíamos que era costoso, pero la otra opción que teníamos era un triciclo, que nos valía 350 pesos a cada uno y transporta normalmente a 2 personas, es decir que debíamos ir en dos, lo que no hacía gran diferencia en precio pero sí en tiempo y comodidad, o esperar al jeepny de la tarde, que valía 150 pesos por persona, pero que si no se llenaba no iba, o eso es lo que dicen allí, lo que no creo que sea del todo cierto.

El trayecto es de alrededor 1 hora. Hace un tiempo el punto de llegada era el denominado saddle, y desde allí se caminaban unos 45 minutos, pero han ido construyendo más carretera y ahora el camino es mucho más corto, alrededor de unos 15 minutos y la mayor parte tiene un sendero muy agradable. Ojalá lo dejen hasta ahí, porque perder el encanto de ese pueblo apartado y alejado de la tecnología sería una pena.

Todo el trayecto fue en bajada y el clima estaba fresco, lo que hizo la caminata muy fácil. Una vez llegamos, quedé fascinada con lo que mis ojos estaban viendo. Un valle rodeado de montañas en donde había cientos de arrozales escalonados y grupos de casas en varios sectores. Hermoso. Ya entendía por qué le habían dado este nombramiento.

Nos alojamos en Batad Transient House, una casa de huéspedes atendida por su dueño. Por solo 300 pesos o 6 dólares pasamos la noche cada uno en una habitación independiente, con cama doble. Nada de lujos. La mía tenía vista a los arrozales. No podía pedir más. Claro está, la temporada era baja, así que el precio puede variar dependiendo la ocupación de la casa.

En la población se encuentran 13 guest houses y hay algunas con la típica casita de Batad. Una pequeña construcción cuadrada de madera, sostenida por cuatro bases del mismo material a la que se accede por una escalera colgante y que no cuenta con electricidad,

Después de almorzar algo nos fuimos a reconocer el paisaje. Primero nos dirigimos a los arrozales, los cuales no tenían cultivo en ese momento ya que ya había pasado la cosecha. Aun así se veía increíble. El tamaño de cada arrozal es grande y hay que mantener el equilibrio para no caerse entre uno de ellos. Bueno, a mí me pasó y por salvar la cámara mi rodilla se vio un poco afectada :).  Amé la experiencia, subiendo y bajando en esas diminutas escaleras hechas de piedra y pegadas a la montaña.

Luego decidimos ir a la cascada Tappiya. Para llegar allí hay que bajar un montón de escaleras, que en ese sentido no tienen gran problema, pero si al regreso. Es una imponente caída de agua, que termina en un rio al cual por supuesto nos metimos, a pesar de su fría agua. Eramos las únicas personas allí. Alrededor de una hora más tarde volvimos a tomar camino. No veía el final jaja.

Debo decir que quienes viven allí tienen excelente estado físico. Ya llegando a lo alto de la montaña en donde estaba nuestra guest house, no podía creer el ver a un par de señoras de muy avanzada edad bajar esas grandes escaleras solo con la ayuda de una guía de madera.

El día terminó con un masaje de 300 pesos o 6 dólares, que ayudaron para que el siguiente día pudiera hacer la otra caminata al mirador más alto de la zona. En esta ocasión si preferimos contratar a una guía, quien sería la misma señora del masaje jeje. Cherry May.

A la mañana siguiente puse la alarma para poder ver el amanecer desde la ventana de mi habitación, pero lo único que logré ver fue una espesa capa de neblina, que a lo largo de la mañana empezó a despejarse, descubriéndose poco a poco un paisaje hermoso

Si el primer día pensé que había sido demandante, el segundo día fue de verdad para profesionales. Una caminata de unas 4 horas, dos de subida y dos de bajada, y tuve momentos en los que pensé que no lo lograría. Algunas partes en las que debimos tener mucho cuidado porque si pisábamos mal podríamos habernos caído y no estaría escribiendo esta historia. Aun así, al final quedé satisfecha por la misión cumplida.

Sí, hasta esa montaña subimos!

Comimos algo y emprendimos el camino de vuelta a Banaue. Ya de nuevo en el punto en el que nos había dejado la van el día anterior un jeepny nos llevaría a los cuatro por 1000 pesos o 20 dólares, así que el precio era mejor que el día anterior. Cada uno 5 dólares.

Nuestro plan era quedarnos esa noche en Banaue y dirigirnos al siguiente día a Zagada, otra población que está ubicada en la provincia vecina La Montaña, en el transporte que sale todas las mañanas a las 8.30am. Este lugar es famoso por unos ataúdes que están colgando de una roca, así que quería ir a verlo. Lo bueno fue que encontramos a un guía con su Mitsubishi personal que nos ofreció llevarnos y emprendimos camino ese mismo día. Gran decisión 🙂

Para tener en cuenta

–  La única empresa que viaja directo desde Manila hasta Banaue es Ohayami. El tiquete vale 490 pesos directamente en el terminal y 554 pesos en la página de internet www.ohayamitrans.com. Solo hay dos buses al día y son en la noche a las 9 y 10pm

–  La dirección del terminal en Manila es Fajardo St, Sampaloc

–  No llevar equipaje pesado a Batad. Se puede dejar en Banaue en el punto turístico por 50 pesos. Solo llevar lo esencial en una maleta pequeña

–  Llevar vestido de baño para la cascada y ropa de cambio porque sí o sí hay barro por todos lados

–  También tennis o zapatos con buen agarre para caminar. Este no es un viaje para hacer con sandalias.

–  Llevar algo de ropa abrigada sobre todo para las noches, porque esta zona de Filipinas es un poco fría. Yo me resfrié porque solo llevaba shorts y un saco muy delgado

–  En batad no existe nada de tecnología. No funcionan los teléfonos y por supuesto tampoco hay internet

–  Las guest house son muy básicas. No hay agua caliente, ni tampoco duchas. Hay que bañarse con balde. Yo me conseguí un poquito de agua tibia para hacer menos terrible la sacada del barro que tenía hasta en mi pelo jaja

–  Prepárese para negociar los precios sobretodo del transporte y más en temporada baja cuando hay muy pocos turistas.

6 Replies to “CONOCIENDO LAS TERRAZAS DE ARROZ EN BATAD – FILIPINAS”

    1. Hahahahahaha actually you can translate it. The blog offers the option through google translate. I know cuz a friend always read my articles and he speaks less spanish than you 😛
      It was very cool travelling with u too pendejo 🙂
      I’ll send you the videos soon. I promise. Internet connection is not the best lately!

  1. Hola. Me llamo Bartolome. Soy de Barcelona y estoy también en todos estos grupos de Filipinas. Hay mucha gente amiga. Tanto Españoles como Filipinos. Imagino que si. Pero por si aún no supierais. Hay por aqui en el Grupo también una gran viajera. Justo ahora recién llegó de Marruecos. Ella es Shelly Dimaculangan. Con vuestro permiso relleno vuestro cuestionario para suscribirme a vuestros eventos. Saludos y mucha Suerte. Salamat.

    1. Hola Bartolome! Muchas gracias por ponerte en contacto conmigo. Muchas gracias por la información. Voy a buscarla en facebook 🙂 Un abrazo desde Indonesia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *