Este capítulo de mi vida se llama: Intentando ser un poco más saludable, mientras viajo económico por el sur de Tailandia.

Y sí, llegué a Phuket, que es una isla en la parte sur occidental de Tailandia, y queda a tan solo una hora y media de Singapur. Básicamente se vuela sobre Malasya y listo. La aerolínea estrella para volar a bajo costo es AirAsia. Muy recomendable, por lo menos en este primer vuelo. Hasta plan de fidelidad tienen y ya tengo mis primeros puntos 🙂

Y cómo llegué primero aquí y no a Bangkok que es la capital?

El año pasado ví por Facebook que una amiga con quien estudié casi toda la universidad, estaba en Phuket. Inicialmente pensé que estaba de vacaciones, pero seguían pasando los meses y ella seguía aquí con su esposo, así que la contacté.

Existen varias razones por la que las personas vienen a esta isla. Una de ellas es por el tema de bienestar, es decir para poder tener una armonía entre cuerpo y mente, y hay varios lugares que se especializan en hacer ese tipo de limpiezas a nivel corporal y espiritual.

Ella llegó aquí por una de esas experiencias de bienestar. Pero decidió quedarse un tiempo más en el lugar en donde lo hizo, y estuvo apoyándolos en varios temas relacionados con atención al cliente principalmente. Cuando hablé con ella yo estaba en Europa y ya había comenzado a  pensar sobre mi próximo destino, y Asia era el favorito.  Me contó que existía un programa de voluntariado, que funciona como normalmente lo hacen todos los voluntariados. Se trabajan unos días a la semana por un par de meses, y a cambio se recibe alojamiento y alimentación, sumado a todas las actividades deportivas, recreativas y de meditación que los huéspedes tienen a diario. Incluso masajes, que es la mejor parte 🙂

Fue así como me puse en contacto con el dueño, le expliqué mi experiencia en hoteles y ahora estoy aquí, como parte del equipo de este lugar que ayuda a diario a personas que quieren mejorar su estilo de vida.

Y cómo lo hacen? Primero que todo con una alimentación sana, es decir nada de lo que normalmente comería en Bogotá. Cero fritos, harinas, grasas, dulces, carne, lácteos …  Podría llegar a pensarse que es no comer absolutamente nada. Pero oh sorpresa. Comer sano puede ser muy interesante y absolutamente delicioso. En mi mente originalmente la dieta vegetariana se reducía a lechuga, tomate y un par de ingredientes más, con alguna vinagreta y ya.  Pero la mezcla de sabores diferentes todos los días es increíble. No me ha faltado para nada los alimentos proveniente de animales, y a pesar de que he pecado algunas veces, ha sido poquito, y solo por no desacostumbrar el estomago 🙂

También se logra teniendo una rutina de ejercicio, pero aquí es un ejercicio que no se reduce solamente a ir a un gimnasio a trotar en una caminadora y luego levantar pesas. Hay muchas actividades diarias que mezclan naturaleza, como caminatas, incluso dentro del mar;  deportes locales como el muay thai; y yoga en todas sus presentaciones, que para mí son totalmente nuevas, como el Bikram, que se hace en una sala caliente sin ventilación, que si se suma a la temperatura húmeda Tailandesa, podría con asemejarse a un sauna o turco; el yoga aéreo, y hasta el yoga en el mar, que se hace sobre una tabla para hacer SUP, la cual es similar a una de surf. Pero ese sí es para los expertos!

Y finalmente, se logra con el tema de la meditación. Yo personalmente no soy buena en esto, pero tuve una sesión increíble, que de no haberla hecho no creería que podría hacerlo. Y todo basado en la respiración. Se siente vibrar el cuerpo, Y todo es energía. Y hay muchas más formas. Con luz por ejemplo. Con este método se logran según los expertos, liberar cosas que nos atan, miedos, tristezas etc.  Aún tengo que seguir experimentando, pero me llevará un tiempo.

Es una gran experiencia de vida, porque se pueden aprender buenos hábitos, al mismo tiempo de que se conocen personas de todo el mundo. El requisito por supuesto es tener inglés como segunda lengua, ya que una de las tareas principales es el relacionarse a diario con los huéspedes y crear armonía y vínculo con ellos. Es un trabajo muy sencillo. Sí cumplo horarios como en un trabajo normal, pero nunca se siente como estar en una oficina a la que se llega después de 1 hora de mal tráfico. Aquí se vive sin estrés!

Ya llevo un mes viviendo esta experiencia y me ha traído tranquilidad mental y corporal. Ya en un par de semanas estaré lista para colgarme mi mochila de nuevo, y seguir con esta aventura. Continuaré conociendo este país que aún tiene un montón de cosas por ofrecerme.

Seguiría haciendo voluntariados? Por supuesto, desde que llegué aquí, prácticamente no he gastado dinero, solo cuando decido salir y comer fuera, o tal vez ir a alguna isla cercana.  Y además he tenido la oportunidad de conocer buenas personas que ahora son parte de mi vida en Phuket, sumado al hecho de que ha sido un perfecto abre bocas de lo que es la cultura Tailandesa.

Gracias Phuket Cleanse!

One Reply to “VIAJANDO SALUDABLE Y CON POCO PRESUPUESTO POR TAILANDIA”

  1. Hola! me interesa mucho ese voluntariado, podrías darme el dato de cómo se llama y cómo contactarme con ellos?

    muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *