Phi Phi island es probablemente uno de los lugares más turísticos de Tailandia, y al año miles de personas vienen de visita para disfrutar de sus paisajes y playas.

Estando en Phuket, decidí ir tres días para aprovechar la isla. Salida de Phuket a Phi Phi Island, Viernes 3pm. Duración del viaje, 2 horas. Por problemas de conexión de internet, ya que estaba lloviendo mucho y no había estabilidad en el servicio, no pude hacer la compra en línea y decidí hacerlo directamente en la taquilla. El precio fue más alto.  80Baht más de lo que mostraba la página, que equivalen a un poco más de 2USD.

Para tener en cuenta. Los tiquetes del ferry no se pueden comprar el mismo día en línea, por eso mi recomendación es hacerlo al menos con un día de anticipación. Los precios son mejores y pueden variar dependiendo de la hora de salida.  Para ver los horarios, valores y por supuesto hacer la compra puede hacer click aquí

En la taquilla pagué 1000baht o 30 USD por tiquete de ida y vuelta. En el momento no me pareció costoso. Incluso pensé que comprando los dos recorridos al mismo tiempo sería mejor. Pero recomendaría no hacerlo. Ya en Phi Phi me dí cuenta que el precio de retorno a Phuket en la taquilla era de 350baht y no de 500baht 🙁

5pm ya estaba arribando a Phi Phi. Como es época de monzones, estaba lloviendo, aún así me sentía una atmósfera diferente a la de Phuket. Algo así como unas mini vacaciones en mis vacaciones 🙂

Islas Phi Phi

La isla se divide en dos. Phi Phi Don que es la del Norte y Phi Phi Le la del Sur. La primera es donde están ubicados todos los hoteles y hostales, restaurantes y lugares de entretenimiento. Las calles son solo para peatones, así que no es necesario rentar una moto. Todo se recorre a pie. Por donde se mire hay  escuelas de buceo, centros de tatuajes, kioskos de  souvenires, agencias de turismo y por supuesto lugares para hacerse un masaje.

La segunda es en donde están los espacios naturales y las bahías que son visitadas a diario por centenares de turistas. Obligado para quien visite el destino.

Como acababa de recibir mi tarjeta como buceadora en aguas abiertas, lo primero que hice fue dirigirme al centro más cercano de buceo y averiguar sobre las opciones para el siguiente día. La verdad los precios son estándar, así que me fui con una escuela recomendada. Al siguiente día estaría sumergiéndome a 26mts para ver un barco hundido llamado Kled Gaeow, el cuál fue puesto allí en 2014 con el fin de que el buceo en la zona tuviera más opciones a explorar.

Ya teniendo el itinerario listo para el siguiente dia, me puse a recorrer las calles y ver qué me ofrecía la isla por los siguientes 3 días.

Encontré la venta por todo lado de algo llamado bucket, que es básicamente un baldecito con media botella de cualquier licor, y algunas sodas, para convertirlo en un coctel. El precio va desde 250baht o 8USD aproximadamente dependiendo el licor. Me llamó la atención porque en Colombia nunca lo he visto.

También me encontré con un bar que tiene un ring de boxeo – muay thai en la mitad. La idea es reclutar voluntarios para que tengan un combate. Por hacerlo, reciben medalla y por supuesto un bucket gratis. Jaja.

Si el plan es tomarse unos tragos, frente a la playa hay varios hoteles y bares, en los que cada noche hay shows con personas que juegan con fuego y luego sigue la fiesta.

Para mí no habría nada de fiesta, a las 7.30am debía estar lista para bucear. Fueron dos inmersiones en medio de un día bastante lluvioso y con vientos que pensé no dejarían al bote aproximarse al lugar en el que debíamos descender. Aun así, pudimos bajar y fue nuevamente una experiencia increíble. Me siento feliz de haber tomado la decisión de invertir en esta actividad 🙂

La tarde la tomé libre. Descansé un poco, salí a comer comida Tailandesa por supuesto. Ensalada de Papaya verde o Som Tum y arróz con camarones, piña y maní o Khao Pad Saparod. Eso sí haciendo la claridad de que no quería nada de chili. La comida Tailandesa es bastante picante.

Luego fui a un lugar muy recomendable. Se llama Banana Bar y es de especialidad mexicana. Yo subí a la terraza. La comida se veía bien, y tienen un happy hour en cocteles de 4.20 a 6.20 y a las 7 diariamente tienen función de alguna película. Es un muy buen plan. Sobre todo si está lloviendo jaja

Para finalizar la noche, un masaje de una hora. La verdad en Tailandia ese es un plan que no se debe dejar de hacer. 300baht o 9USD. En casa el precio sería al menos de 40USD por el mismo tiempo.

El siguiente día el sol salió y era el momento perfecto para recorrer Phi Phi Lee. Hay varias opciones para hacer el recorrido. Están los toures organizados que salen a horas específicas y puede tomarse uno de medio día o de día completo. Se hace en el típico bote Tailandés con entre 15 a 20 personas más. Valor por medio día. 400baht o 12USD por persona. También estaba la opción de bote rápido por 1000baht o 30USD por persona, o tomar un taxi – bote privado. Para dos personas 1500bath, es decir 750 por persona. La duración es de 3horas y se puede salir en cualquier momento del día. Me decidí por la última opción. Si esperaba hasta las 2 de la tarde que salía el próximo tour, tenía el chance de que ya no hubiera más sol, y además mi amiga y yo íbamos a tener el bote solo para las dos. No hacen descuento en los precios. Yo traté de negociar el precio con al menos 5 de ellos, pero fue imposible. Y eso que era temporada baja.

11am y ya estábamos a bordo del bonito bote Tailandés, adornado con flores de muchos colores. La primer parada sería la bahía de los monos. Alrededor de 20 o 30 minutos después estábamos desembarcando. Es una bahía pequeña y de repente empiezas a ver monitos de tamaño mediano y pequeño. He escuchado historias de personas a las que les quitan su comida e incluso sus pertenencias. Ya que es su hábitat, yo preferí no acercarme tanto. Aun así logré captar con la cámara sus tiernas caritas. Incluso había una mamá con sus bebés, que andaban revoloteando por todo lado. Me causó un poco de impresión y al mismo tiempo desconcierto, el hecho de ver gran cantidad de deshechos de botellas y paquetes de comida con los que estos animales viven e incluso pareciera ya ser parte de su entorno, ya que juegan con ellos

Luego se puede ver la cueva de los vikingos, en la cual al parecer hay pinturas rupestres dentro, por lo que pude leer, pero solo pasa el bote frente a la cueva un poco más despacio. No sé si por los animales que señaló mi remero en la visita a las islas de Phang Nga en las rocas, yo empecé a ver elefantes y monitos en las piedras 🙂

Unos metros más adelante estábamos frente a la laguna Pileh. Exactamente a eso se asimila, a una laguna, al ser una bahía bien cerrada, rodeada por grandes formaciones rocosas y de aguas apacibles y muy azules.  Allí el bote pararía para que hiciéramos un poco de snorkel. Pececitos amarillos con azul y blanco estaban nadando conmigo. Media hora más tarde, nos dirigiríamos a lo más esperado del tour. Maya Bay!

Esta isla se volvió muy famosa por la película que fue filmada en el año 2000 con Leonardo Di Caprio The Beach. Pero acceder a la misma tiene un esfuerzo extra. Hay que saltar del bote y nadar por unos metros, hasta llegar a una red de unos 12 metros que cuelga de la roca que hay que subir.  La parte de subir la red no es lo difícil. Yo diría que se suben unos 7 u 8 metros. La complicación es poder caminar sobre los metros de red que están tendidos sobre las rocas del piso y que las rocas no te golpeen los pies con las olas que vienen y van.

Una vez arriba, prepárese para encontrarse con la policía del parque, quién hace un cobro de 400baht, o 12USD por el derecho a ingresar a este paradisiaco lugar.

El día anterior como había buceado, había pagado 600baht O 18USD a otro agente de la policía, que me daba derecho a bucear tres días y a ingresar durante el mismo periodo de tiempo una vez a Maya Bay. Como yo ya había hecho mi pago, saque mi tiquete, a lo que el policía respondió que no era válido porque lo había comprado el día anterior. Como ya sabía que podía pasar, le hablé y le expliqué que de esa forma nos lo habían dicho y accedió a dejarnos ingresar por esa única vez. Cabe aclarar que este es un impuesto que hace dos meses atrás no existía.

Se hace una caminata por un caminito de unos 500 metros y el verde de las montañas es alucinante. Qué bonito. Contrastaba con el azul del cielo. Que bendecidos los Tailandeses al tener esas maravillas naturales!

Lastimosamente esa apreciación cambió una vez llegué a la playa. Allí estaban al fondo, las montañas que hicieron tan celebre este destino, y más acá la playa, llena de todo tipo de basuras. Botellas plásticas, contenedores, tapas, paquetes plásticos, zapatos y hasta jeringas. Difícilmente encontré un espacio libre de basuras para sentarme y admirar la isla. Gran cantidad de turistas tomándose la respectiva foto del recuerdo. Y yo. Estaba triste y aterrada. Traté de ingresar al mar, pero caminar unos 5 metros me hizo desistir. Recogí un par de vasos plásticos, pero no encontré ninguna caneca para arrojarlos. Era imposible poder nadar en esas aguas. Acababa de llegar y ya quería irme. Cómo el ser humano puede destruir un lugar como estos? Y los 400 baht para qué son utilizados? Le pregunté al policía de la entrada cuando iba de salida, qué cómo manejaban ese tema, y me contestó que todas las mañanas y tardes limpiaban la playa. Pero puedo decir a ciencia cierta que esa basura llevaba más de una semana en el mismo sitio.

Bueno, me encontraba de nuevo frente a la red pero de bajada. Fue mucho mejor. Volvimos al bote y emprendimos marcha al punto de partida. Fueron unos 45 minutos de recorrido. El día estaba hermoso y el mar estaba tranquilo. Me dediqué a admirar lo bonito del paisaje y a pensar cómo se podría crear más conciencia a los turistas. Es tan difícil hacer un turismo responsable?

Una vez llegué a la isla, quería aprovechar de la mejor forma la tarde. Me arreglé  y me fui al mirador para ver el atardecer. Súper recomendado. Es una caminata de unos 20 minutos. Eso sí debe estar preparado para subir muchas escaleras. Pero vale la pena. A la entrada se pagan 30baht, que es alrededor de 1USD. El lugar es manejado por musulmanes, así que el consumo de alcohol dentro está prohibido. Lo dice un gran aviso a la entrada. Son dos miradores. Para llegar al segundo se caminan unos 15 minutos más. Lo mejor es llegar temprano, para poder tomar un buen puesto y ver el atardecer sentado.

Desde allí se ven dos bahías y el pueblo que empieza a iluminarse a medida que oscurece. Como ese día no estuvo nublado, el atardecer estuvo hermoso. Fue la forma perfecta de terminar el viaje.

Al siguiente día ya me devolvería a Phuket a pasar mi última semana allí. Fue un viaje de vuelta tranquilo. Estaba feliz de haber tenido de nuevo la oportunidad de conocer un nuevo lugar del mundo.

Recomiendo visitar Phi Phi? Sí, pero solo cuidando de sus playas y animales

Es económico? No es el lugar más barato, pero tampoco el más costoso. Tailandia cada vez es más turístico y los Tailandeses lo saben, así que tienden a cobrar más por todo, sobretodo por el transporte, que no es de lujo.

Venga a visitar Tailandia, solo que de manera responsable. La tierra se lo agradecerá!

6 Replies to “VISITANDO LAS ISLAS PHI PHI EN TAILANDIA”

    1. Hola Aleja!
      Muchas gracias por leerme. Ya casi empiezo a publicar sobre Bangkok y Chiang Mai. Lamentablemente ya no estoy en Phuket. Pero lo que necesites, por favor dime y te ayudo. Un abrazo!

  1. 💙🙌🏼Hay que buen articulo Eri te felicito👏🏽👏🏽 Pronto estaremos en Thailandia y seguiré tus recomendaciones!!👏🏽👏🏽 Saludos, Andy de @we_ontravel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *