Arriba
Buda recostado Wat Pho Tailandia

Ya tenía un par de días en Bangkok y estaba empezando a entender el funcionamiento de esa enorme ciudad. Quería conocer el templo Wat Pho, aunque ese día lo tenía reservado para ir al consulado Colombiano ya que debía legalizar algunos documentos con mi firma para luego ser enviados a casa.

Logré desocuparme temprano y me fui a ver el famoso Buda recostado que se encuentra en su interior. Es una pieza de 46 metros de largo por 15 metros de alto muy famoso en Bangkok.

El Templo Wat Pho queda ubicado muy cerca al Gran Palacio. Otro lugar imprescindible para visitar en la capital Tailandesa.

Bote en Bangkok

Para llegar al templo Wat Pho hay dos opciones. Tomar un taxi, o llegar en bote por el río Chao Phraya, ya que ni el metro ni el sky train tienen una línea directa. Yo me decidí por la opción del barco, ya que quería ver la ciudad desde otra perspectiva.

Para llegar al río tomé el sky train hasta la estación Saphan Taksin. que es la única que tienen conexión al mismo y de ahí a pocos pasos se llega al embarcadero principal.

Vi que había dos tipos de botes. El primero es uno turístico que por 150baht al día o unos 5 dólares, se puede subir las veces que se desee. El segundo el bote local, que es el naranja con blanco, y que por solo 15 baht, que son unos 50 centavos de dólar, se puede llegar a cualquiera de las paradas.

Yo tomé la segunda opción. Igual solo iría a una de las estaciones y además es el que toman los locales 🙂 Ese día mi estación sería la número 9, aunque otra parada obligada es en la estación número 8, en donde está ubicado el templo Wat Arun.

La entrada al templo Wat Pho tiene un costo de 100baht o 3USD e incluye una botella de agua.

Como en todos los templos, se deben cubrir las piernas y los hombros. Yo llevaba una camisa que me cubría los brazos y una pañoleta que haría la función de falda.

Templo Wat Pho Bangkok

Una vez dentro, el primer espacio al que llegué tenía información sobre la historia del templo y las raíces y conocimientos locales, que están plasmados en inscripciones de piedra dentro del mismo templo. Incluso la UNESCO tomo las mismas y las catalogó dentro del programa memoria del mundo.

Luego ingresé a una gran sala llamada Phra Vihara. Es allí donde está el gran Buda.

Yo no había visto el mapa del lugar así que no sabía que me iba a encontrar así de rápido con esta gran representación del Budismo. Es alucinante. Dorado en su totalidad. Gigante y magnífico. El más grande de toda Tailandia.

A mí particularmente me dejo con la boca abierta. 46 metros que se pueden apreciar desde el frente y desde atrás. Construido como una casa. Con ladrillos y estuco, solo que luego pintada y cubierta con oro, así como son cubiertas todas las imágenes en el país para rendirles culto.

A cada lado hay vasijas de bronce, para que quienes visiten el templo dejen  limosnas. Me llamó la atención que quienes dejan las ofrendas reparten las monedas en cada cuenco y van haciendo una oración a medida que van dejando una a una. En total dejan 25.

Al salir de esta sala, y caminar un poco, me encontré con una serie de Estupas, que son estructuras cónicas que tienen un significado muy importante ya que representan la doctrina Budista, contenida en cinco elementos esenciales: agua, tierra,  fuego, aire y espacio.

Las primeras y más pequeñas estaban adornadas de una forma muy bonita. Era una mezcla de ladrillo con  baldosas blancas y flores de varios colores todas de porcelana.

Luego estaban cuatro mucho más grandes, consideradas las estupas reales y miden 42 metros de alto. El color de estas es amarillo. Son impresionantes. A la entrada, figuras de soldados chinos de piedra que las resguardan.

Guardianes estupas Wat Pho

Seguí caminando y encontré figuras de Budas alineados en varios salones. Casi todos idénticos, con algunas diferencias en rasgos de la cara o del cuerpo, pero que si se miran rápidamente parecieran ser el mismo.

Budas templo Wat Pho

Cerca de uno de estos recintos había muchos monjes. Desde niños hasta ancianos. Todos vistiendo su tradicional manto naranja. Alguien me había dicho que ellos no hablaban con mujeres, lo cual me pareció extraño, pero aun así pensé que sería posible.

Estaban adornando un salón con guirnaldas, cintas y flores y se sentía un aire de fiesta. Como si fuera a haber un bazar. Yo puse mi lente de largo alcance para poder tomar algunas fotos no tan cerca, hasta que uno de ellos me vio y se me acercó.

Me preguntó de dónde era y cuando le dije que Colombiana me mostró una sonrisa gigante. Hablaba poco inglés pero aun así estuvimos conversando por más de 10 minutos. Me mostró unas pinturas de Buda y me contó la historia del los orígenes del Budismo. Luego sacó su celular, preguntándome si tenía Facebook. Sí! Los monjes también están en redes sociales. Ahora puedo decir que tengo un amigo monje en mi red de amigos internacionales. Lo único difícil es pronunciar su nombre jaja.

Estaba feliz. Todos esos monjes estaban abiertos a sonreírme y a tener charlas conmigo. Muchos de ellos quieren aprender el idioma inglés, así que hablar con los turistas es una excelente forma de practicarlo.

Monje Templo Wat Pho Bangkok

También pude ver un poco de una de sus ceremonias. Me encantó! Cantaron una serie de mantras por alrededor de 20 minutos que fue el tiempo que estuve con ellos. No sé cuánto llevarían allí, pero lo hacían ininterrumpidamente y se hacía un eco en el recinto que traía mucha paz.

Al fondo un gran altar dorado con un gran Buda en la parte superior. Flores, velas y otras figuras todas del mismo tono. Las paredes totalmente tapizadas con pinturas que plasman la historia ancestral de batallas o la vida cotidiana.

Al lado izquierdo una especie de plataforma en donde van sentados exclusivamente los monjes, y al lado derecho el resto del templo que está abierto a todo tipo de visitante que quiera ir.

No hay sillas. Todo el mundo se sienta en el piso, nunca apuntando los pies hacia Buda por respeto. Una experiencia que quisiera repetir sin lugar a dudas.

Monjes templo Wat Pho

Ya empezaba a oscurecer y era hora de volver al hostal. Camino a la salida me topé con unos cuantos gatos, que se acercaban poco a poco a que les diera mimos. Era la hora de la cena, y un monje estaba preparando los platos para darles de comer.

Me fui tras de ellos. Había al menos 40. Todos con su collar, lo que los hacía parte del templo. Después de verlos y consentirlos un buen rato me dirigí a la salida.

GatoGato Tailandia

Los templos y las estupas comenzaron a ser iluminados. Qué bonito lugar! Aún más lindo de noche. Sin ningún afán tomé la misma ruta que ya conocía por el rio. Grandes edificios al lado del mismo, famosos por sus terrazas que permiten ver la ciudad al atardecer.

Había sido un gran día recorriendo el templo Wat Pho. Dedicado a mí y a ir lento. Sin afanes. Descubriendo de a poco nuevas cosas de esa cultura tan diferente a la que conozco. Una cultura basada en una filosofía más que en una religión, en donde lo espiritual es la base de todo 🙂

Templo Wat Pho de noche

PARA TENER EN CUENTA

Direción: 2 Sanamchai Road, Grand Palace Subdistrict, Pranakorn District, Bangkok 10200

Valor ingreso: 100baht

Cómo llegar: en taxi o tuk tuk, aunque el primero es más económico. Siempre pedir que pongan el taximetro. En caso de que no lo quieran poner es mejor tomar otro carro. La otra opción para llegar es por el río. Parada número 9.

Vestimenta: Hombros y piernas cubiertas. A la entrada del templo alquilan mantas para cubrirse en caso de no ir preparados

Página web:  www.watpho.com

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Liz
Liz
2 years ago

Se respira paz en tu escrito eri. Te quiero mucho. 😘

Jorge
Jorge
2 years ago

Muy buen articulo, muy agradable de leer, gracias por compartir, un abrazo

Humberto
Humberto
2 years ago

Me encanta leer tus posts. Me llevan otra vez a esos sitios y la verdad a pesar de haber estadp allí, descubro cosas nuevas que no vi o que simplemente las he olvidado..
Muy chulo.

6
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x