Arriba
Marrakech sin guia Gato

Marrakech, la ciudad más famosa de Marruecos, era el primer destino en el continente Africano que quería conocer. Pero era seguro viajar sola y sin guia?

La primera vez que quise ir estaba en el Sudeste Asiático, y pensé que podía ser un perfecto destino para irme acercando a casa. Lamentablemente para los Colombianos no es posible obtener la visa si no es en nuestro lugar de residencia, así que tuve que posponerlo para más adelante.

Una vez en Colombia decidí que en mi siguiente viaje internacional incluiría este destino como uno de los infaltables, así que organicé los documentos y tramité la visa.

Cuando le conté a algunos amigos que iría sola a Marrakech y sin guía lo encontraron un poco riesgoso, e incluso me contaron una historia acerca de una mujer que estaba viajando con su novio por Marruecos, y había desaparecido en el mercado de la ciudad.

Investigué en la red sobre noticias de mujeres desaparecidas allí y no encontré nada que concordara con la historia.

Debo confesar que sentí un poco de miedo, por lo que traté de convencer a algunas amigas para que se aventuraran en este viaje conmigo. Al final no se dio y no dejé que esa incertidumbre me detuviera. Marruecos sería un hecho y lo haría por mi cuenta.

Tarifa España

CÓMO LLEGAR A MARRAKECH SIN GUIA?

Tenía dos opciones para llegar allí. Cruzar por ferri desde Tarifa – España hasta Tanger – Marruecos, o volar desde Madrid – España hasta Marrakech – Marruecos.

Opté por la segunda opción.

Primero, el tiquete de avión era más económico, y segundo, consideraba que Marrakech era una ciudad mucho más turística, y por ende podría conocer más viajeros solos con los cuales recorrer el país. Así evitaría estar sola y posiblemente expuesta a muchas cosas.

Tomé un vuelo por la mañana y estaba en tierras Marroquíes antes del mediodía.

Aunque mi viaje no empezó de la mejor forma, ya que me fue imposible imprimir el tiquete del vuelo que compré con Ryanair. Llegué con el tiempo un poco medido al aeropuerto, por lo que tuve que pagar 55euros para que me lo imprimieran y poder viajar.

Aún no entiendo esas políticas sin sentido de las aerolíneas que no promueven una economía verde.

De todos modos al no tener otra opción los tuve que pagar. Había sido mi error y debía asumir las consecuencias.

Ventana viaje Marrakech sin guia

Ya en Marrakech, luego de pasar por inmigración y cambiar algo de dinero, me dirigiría al centro de la ciudad.

Para el cambio de dinero nos juntamos 5 mochileros para llegar al mínimo que cambiaban allí, ya que en el aeropuerto por supuesto la tasa no es tan conveniente y solo necesitábamos lo básico para el transporte.

CÓMO LLEGAR DEL AEROPUERTO AL CENTRO DE MARRAKECH?

El aeropuerto de Marrakech queda a tan solo 6 kms del centro de la ciudad y hay 3 opciones para llegar hasta allí:

En taxi, en bus turístico o en bus local. Por supuesto yo opté por la tercera opción, que tan solo costaba 4 dirhams o 40centavos de euro.

Un taxi ronda los 70dirhams – 7euros y el bus con aire acondicionado 30 dirhams o 3 euros.

Para tomar el bus turístico se camina hasta fuera del parqueadero. Es el número L19.

El bus local es el número L11 o L12 y se toma en la carretera que lleva al centro. Se atraviesa el parqueadero y se camina un tramo hasta llegar a la calle principal. Alrededor de unos 10 a 15 minutos.

Es muy fácil llegar allí con google maps y el aeropuerto cuenta con wifi gratis así que se puede encontrar el camino solo poniendo como destino la plaza Jamaa el Fna.

Esta es básicamente el corazón de Marrakech dentro de la Medina, es decir la ciudad antigua dentro de la muralla, declarada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

Plaza Jamaa el Fna Marrakech

MI EXPERIENCIA EN MARRAKECH SIN GUIA

Mi hostal en Marrakech estaba ubicado muy cerca a la plaza, lo que era muy conveniente ya que todo está alrededor de esta.

El día que llegué estaba muy cansada por la madrugada, con algo de dolor de cabeza y también un poco prevenida, así que después de una siesta solo salí a explorar los alrededores en búsqueda de un almuerzo tardío en un día muy muy caluroso.

En mi primer contacto visitando Marrakech sin guia, pude ver una cultura similar a las que ya había visto en países como Palestina y Jordania así que no era del todo desconocida para mí.

Mujeres vistiendo túnicas de variados colores y cubriendo sus cabezas con el tradicional hiyab, y hombres vistiendo túnicas, aunque también muchos de ellos usaban una vestimenta mucho más occidental por así decirlo.

Música árabe tocada con un instrumento de viento llamaba mi atención. Eran hombres encantadores de serpientes reunidos en varios grupos alrededor de ellas, la mayoría cobras, que movían sus cabezas como si las notas musicales las condujeran a ello.

Cerca a ellas, primates encadenados y halados por sus amos con correas metálicas que alargaban o acortaban según la necesidad, ganándose la vida gracias a los turistas que quieren tomarse una foto con estos animales. Porque aunque parezca increíble hay personas que aún pagan por hacerse ese tipo de fotos.

Comercio por doquier, personas ofreciendo sus productos en pequeños puestitos de comercio ubicados a un lado de la plaza y una cantidad de kioskos de venta de fruta y jugos naturales a muy buen precio y súper frescos no pasan desapercibidos.

Dátiles, higos, frutos secos y especias de variados colores y olores como la canela, el comino y la cúrcuma se destacan.

El Tajine y el Cous Cous, los plato predilectos, siempre acompañados de un pan redondo y un poco seco, así como el té con menta, que es la bebida predilecta de los Marroquíes.

Marrakech es el mayor centro económico de Marruecos y caminar por los zocos o mercados tradicionales árabes es uno de los mejores planes por hacer. Infinidad de lámparas, alfombras, cerámica, zapatos, ropa y condimentos por donde se mire. Claro está, cada zoco tiene su especialidad.

Los precios de venta para los turistas son mucho más altos de lo que realmente son, así que si se quiere comprar algo hay que pedir rebaja, aunque la verdad solo con decir no gracias inmediatamente viene un descuento.

Eso sí,  los vendedores suelen ser bien insistentes, y más si se va sin guía.

Yo lamentablemente no compré nada porque continuaría mi viaje a otro país y no tenía espacio en mi mochila 🙁

A la mañana siguiente me fui a vivir la experiencia de un Hammam, que es un baño árabe compartido, pero no quería un lugar turístico, así que le pregunté al encargado del hostel y me llevó a uno realmente local.

El espacio es similar a un turco tradicional. Una mujer estuvo conmigo todo el tiempo.

Primero me bañó con un jabón hecho de oliva perfecto para las pieles secas, y luego con un estropajo me removió toda la piel muerta. Luego me hizo un masaje con un poco de barro y me bañó nuevamente, lavando incluso mi pelo con algo de champú.

La verdad fue una muy buena experiencia. No fue nada lujoso, pero obviamente dependiendo de lo que se pague se puede acceder a un lugar con más estilo.

Lo que más me gustó fue que no ví a una sola turista, solo estaban dos mujeres con sus dos hijos de unos 2 años máximo. Muy sonrientes y amables.

No hablamos, solo sonreímos, sabiéndo que eramos de lugares muy diferentes, pero eso bastó :). Me fui de nuevo al hostal muy satisfecha. Y es que esos son para mi los beneficios de viajar sin guía o tour.

En la tarde salí de nuevo a la plaza. Me sentía mucho más cómoda y relajada. Los prejuicios con los que iba se habían desvanecido casi por completo. Ni era la única mujer viajando sola, ni tenía un centenar de hombres detrás mío con malas intenciones.

Me fui a la terraza del café de Francia y allí vi un perfecto atardecer, que por un momento estuvo acompañado del llamado a la oración que los musulmanes atienden cinco veces al día.

Plaza Jemma El Fna Marruecos

Poco a poco las luces de la plaza empezaron a encenderse, y esta empezó cobrar mucha más vida, además de que el show de explotación animal ya no estaba.

En cambio, música muy alegre tocada principalmente con instrumentos de percusión alegraban el ambiente.

Plaza Jemma El Fna Marrakech de noche

Decidí caminar e iba parando de vez en cuando para ver el show. De lo que me percaté es que si decidía parar a observar uno de los grupos lo mejor era tener alguna moneda a mano, porque no les hacía mucha gracia que no se les diera aguna ayuda.

Si la propina es generosa (1euro), hasta derecho a una silla se tiene y muchas sonrisas vienen y van. Así que tuve por al menos media hora un show local frente a mis ojos. Estaba feliz! Ese era el Marruecos que había imaginado muchos meses atrás.

Musico Marrakech Marruecos

Un mercado de comida local con más de 200 puestos es otro de los planes obligados. Todos queriendo que se escoja el restaurante de ellos, porque algo si tienen los Marroquíes, y es que son muy insistentes. No se rinden! Al final todos venden lo mismo y los precios no son altos. Buen plan.

Era hora de aprender un poco de historia, así que busqué la opción de un tour a pie gratuito y encontré uno con una empresa que se llama Civitatis, y como es normal en este tipo de visitas, se da al final una propina de acuerdo al trabajo del guía.

A diferencia de otros países, en Marruecos son bastante exigentes con el número de personas que van por grupo, y hacen control de eso, por lo que es importante ir al punto de encuetro para ser asignado a uno.

En esta visita entramos al palacio de Bahía, que tiene un valor adicional de 70 dirhams o 7euros. La verdad nunca había experimentado dentro de este tipo de toures el ingreso a ningún lugar pero estuvo muy bien, ya que el guía nos explicó acerca de la arquitectura y de la historia del lugar.

Palacio Bahia Marrakech

Aprendí que desde 2004 Marruecos no permite a los hombres tener más de una esposa, cosa que es permitida en la mayoría de países musulmanes. Está prohibido por ley. Además las mujeres son autónomas en el tipo de decisiones que toman acerca por ejemplo de la forma en que se visten.

También ocupan cargos políticos o públicos. Y aunque dentro de la medina las mujeres son muy tradicionales, al parecer fuera de ella son muy abiertas y sus costumbres han cambiado.

Otros lugares que se pueden visitar mientras se está en Marrakech son:

* Las Tumbas Saadíes

* Los Jardines de Majorelle

* El Palacio de Badii

Aunque a decir verdad, yo preferí ir despacio y no visitar tantos lugares turísticos.

Preferí caminar más las calles, hablar con los locales, admirar la arquitectura, observar el comportamiento de sus habitantes, escuchar su música y disfrutar de su comida y por supuesto del té.

Mi recomendación es comprar una SIM card una vez se llegue a la ciudad. Cuesta 20 dirhams que equivalen aproximadamente a 2 euros y la recarga de 5 gigas cuesta 50 dirhams o 5 euros, eso es suficiente para dos semanas e incluso más.

Se compra en un callejón que sale de la plaza Jamaa el Fna. Cualquier persona de un café o restaurante sabe en dónde es y puede indicar la ubicación.

Con esto es más fácil ubicarse ya que las ciudades árabes están construidas de una forma laberíntica, con calles angostas y edificaciones altas para dar sombra. Hay muchos callejones sin salida, lo que puede generar algo de estrés y sensación de inseguridad sobre todo si se va sola.

Incluso perderse entre los zocos también puede pasar. A mi me pasó varias veces y siempre debía salir de ellos y rodearlos para poderme ubicar.

Aun así toda la zona de la medina es muy turística y no percibí peligro en ningún momento.

Después de 4 noches en Marrakech sin guia y de entender mejor cómo funcionaban las cosas en este nuevo país, y darme cuenta que era más tranquilo y seguro de lo que había llegado a imaginar, estaba lista para mi siguiente destino:

El desierto del Sahara.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
3 months ago

[…] Te puede interesar leer Marrakech sin guía. Viaje sola por Marruecos […]

trackback

[…] Te puede interesar leer Marrakech sin guía. Viaje sola por Marruecos […]

2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x